Dirección de resiliencia

Por medio del Acuerdo N° 87 del 4 de abril del 2017 el Municipio de Panamá modifica la estructura administrativa municipal y crea el cargo de jefe de Resiliencia con jerarquía de director, considerando que forma parte del conjunto de gobiernos locales adscrito al programa mundial de 100CR. Para elaborar, desarrollar y ejecutar la política municipal de resiliencia en el ámbito local, se requería el establecimiento de una unidad administrativa de perfil técnico con capacidad de articulación, coordinación, acompañamiento y seguimiento al sistema de planificación y gestión del territorio, de modo que la ciudad pueda contribuir a la mejora de la calidad de vida de sus habitantes, así como ampliar las capacidades de reestablecerse ante vulnerabilidades o situaciones de riesgo.

Este acuerdo resalta que, al estar situada en el nivel de dirección de la organización administrativa del municipio, la oficina será la encargada de orientar a la autoridad local en la toma de decisiones para las diferentes competencias municipales, que incidan directa o indirectamente en la planificación, ordenamiento, gestión social, seguridad y ambiente, con un enfoque de resiliencia

Según el acuerdo mencionado, el jefe de resiliencia está adscrito al Despacho Superior del Municipio de Panamá como asesor técnico responsable de elaborar, diseñar implementar y coordinar las líneas de acción de los programas y proyectos municipales con enfoque de resiliencia. El artículo 3 del Acuerdo Municipal reitera el objetivo principal de gestionar y coordinar la política de resiliencia, así como las acciones derivadas de su implementación y asesorará al alcalde para la toma de decisiones, especialmente en los ámbitos de planeación, organización y gestión con enfoque de resiliencia

Misión de la dirección de resiliencia

contribuir a la incorporación del enfoque de resiliencia en el diseño de las políticas públicas del Municipio de Panamá, fortaleciendo el nuevo esquema de descentralización y brindando los elementos necesarios para la integración de los esfuerzos hacia una ciudad resiliente, en conjunto con el Municipio de San Miguelito y otros actores claves como el gobierno central.

Visión de la dirección de resiliencia

Preparar a la Ciudad de Panamá para que resista y supere los impactos y tensiones a las que está expuesta, fortaleciendo los esfuerzos de todos los sectores involucrados y generando nuevas formas de hacer actividades o promover acciones para una ciudad más resiliente.

Esta visión permitirá que la Ciudad de Panamá, mantenga a los diferentes sectoresdialogando y profundizando en temas de resiliencia y enfocados en llegar a acuerdos y decisiones, hasta la creación de propuestas que establezcan una eficiente coordinación institucional, con una visión clara para contribuir en acciones y gestiones que permitan a los municipios asumir responsabilidades en sus distritos y facilitar el trabajo, en miras de optimizar la gestión técnico-financiera, con procesos agilizados de manera transparente y coordinada.

Existen grandes retos que superar

Para lograr una ciudad más conectada entre los ciudadanos, pero se busca que las propuestas de resiliencia propicien una mayor interacción y cohesión social frente a la gran diversidad de culturas que conviven en la ciudad, la inequidad, la división de clases sociales, el aumento de la inseguridad y los retos del incremento de las migraciones que modifican constantemente la demografía de la ciudad.

La Dirección de Resiliencia también jugará un rol preponderante en la divulgación del conocimiento

sobre la vulnerabilidad ante desastres que históricamente han impactado a las zonas urbanas, pero que requieren una mayor planificación ante los riesgos. Todos estos esfuerzos irán de la mano con nuevas propuestas para mejorar los procesos administrativos y de gestión con un aporte de aprendizaje de otras ciudades con miras a lograr en un futuro una ciudad más resiliente.

En el del diseño de la estrategia, la oficina de resiliencia juega un rol articulador entre el Municipio y los actores claves de la ciudad, evaluando los factores que fortalecen o debilitan la resiliencia y tomando en cuenta las dificultades que emergen durante el diseño, de modo que se produzcan aportes técnicos valiosos para las decisiones del director. La oficina cuenta con personal capacitado en resiliencia, tanto por la formación brindada por el programa de 100 Ciudades Resilientes, como por la preparación académica en manejo ecosistémico, planificación, gestión de proyectos, derechos humanos, trabajo social, entre otros